La Coctelera

Nos vemos en operasiempre.es

Gracias por visitarnos:-) Ahora estamos aquí: operasiempre.es Gracias mil, en primer lugar, a La Coctelera: por habernos alojado durante casi dos años y medio. Y lo que les queda:-) Aún no nos vamos del todo.

Gracias mil a todos los que visitan este blog. Sin la presencia y colaboración de todos ustedes, hace mucho que este rincón habría desaparecido en el fondo del mar.

¿Cuántas visitas marca el contador en este momento? Mmm...: 228.958

Pues 228.958 gracias:-)

Aún faltan detalles, pero ya podemos invitarles a ésta_ es_ también_su_casa: operasiempre.es

¡Bienvenidos!:-)

(Picasso)

Estamos de mudanzas

Hasta inicios de la semana que viene, el blog no podrá ser actualizado: estamos de mudanzas.

Y la máquina no da para más:-)

Buen finde. Saludiños,

Gio

Joan Sutherland se recupera de fracturas en ambas piernas

"El accidente ocurrió el 24 de junio mientras la cantante australiana recogía flores en el jardín de su casa y perdió el equilibrio, dijo a la AP un asistente en la casa de Sutherland cerca de Montreux.

Según el asistente, quien solicitó no ser identificado, Sutherland se sometió exitosamente a una cirugía en un hospital cercano y estaba de buen ánimo.

El esposo de Sutherland, el director musical Richard Bonynge, había cancelado una actuación con la Opera de Australia prevista parar finales de mes, pero Sutherland lo convenció de que no lo hiciera".

Más en El Universal

(Fotos)

La apretada agenda de la Netrebko

El pasado 8 de mayo recibió, emocionada, el Classical Britt Awards.

"Estoy impresionada de ser distinguida por segunda vez en Gran Bretaña con un premio tan prestigioso y codiciado", declaró al día siguiente.

En mayo (24, 28 de mayo; 2, 5, 8 de junio), dio vida a Giulietta en I Capuleti e i Montecchi, Bellini, en la Ópera de la Bastilla.

[21 de mayo de 2008, ensayo general, Escena I del Segundo Acto, con Lorenzo (Mikhail Petrenko), Capellio (Giovanni Battista Parodi) y Coro].

El 27 de junio, gala concierto en el Palacio Schönbrunn de Viena, junto a Domingo y Villazón, donde cantó, entre otras piezas, Il bacio (El beso: letra del barítono Gottardo Aldighieri y música de Luigi Arditi).

Y entre actuación y concierto, a la futura mamá aún le queda tiempo para realizar una interviú al padre de su criatura, el barítono uruguayo Erwin Schrott:

–¿Cómo se siente en el rol de Fígaro? Mozart es amplio, y pienso a partir del año 2011 dedicarme nada más que a él. Yo voy con jeans a la ópera, pero cuando abro la boca, mis jeans, se convierten en terciopelo. Yo creo que la gente de mi edad y de menor o mayor edad gustan de la ópera, el problema son los precios de las entradas, el poder adquisitivo.

Me siento muy conectado con Mozart, soy amante de los tres libros de Beaumarchais El barbero de Sevilla, El mariage de Fígaro y La madre culpable. Amo hacer de Fígaro en las bodas, expreso con mi voz una realidad total, mis sentimientos humanos, es algo fácil, muy fácil. Yo amo a Mozart y a todos sus personajes.

–¿Cómo hace usted para representar el personaje que le toca cantar? –Simplemente, cada vez que subo al escenario, canto. Para mi es sencillo, yo soy Fígaro y canto como él, soy Fígaro en la calle, en el bar, en el supermercado, siempre Fígaro, definitivamente, así represento el papel en el escenario.

–¿Estudia usted mucho el papel? –Yo creo que se debe estudiar siempre, hacer un buen repertorio para poder trabajar bien en el teatro. Yo trabajo mucho junto a mis amigos. Para Fígaro me preparé con varios actores, dado que esta es mi tarea. Hay que trabajar el carácter del personaje, el siglo, la situación; desde el principio hasta el fin hay que estudiar, hay que respetar lo que el director me marca, dicen que tengo un repertorio muy limitado, pero no es así, Mozart es amplio, y pienso a partir del año 2011 dedicarme nada más que a él.

–¿Cómo ve usted a la actual audiencia, está interesada en la ópera? –Es difícil capturar la atención de esta nueva generación que compra ticket para ver ópera, para eso hay que popularizar la ópera, quitarle el almidón, ese es el trabajo de Peter Gelb. Yo creo que la gente de mi edad y de menor o mayor edad gustan de la ópera, el problema son los precios de las entradas, el poder adquisitivo. La ópera es para gente rica, así fue siempre en todas partes, pero nosotros, los nuevos actores, no queremos eso, por eso nos entendemos con Gelb. Yo voy con jeans a la ópera, pero cuando abro la boca, mis jeans, se convierten en terciopelo. La gente no va por cuestiones económicas, pero está interesada en la ópera.

–Usted es de Uruguay; Flores, de Perú; Álvarez, de Argentina; son tres expresiones de talento operístico, es una nueva tanda de voces. ¿Qué piensa de esto? –Yo creo que no importa dónde se nace, el talento es talento, se puede nacer talentoso en cualquier parte del mundo, el problema es cómo lo mira el resto del mundo a uno y cómo se hace notar el talento que uno tiene, a veces no es fácil hacerse incluir en una prueba en Nueva York. Yo tuve que luchar mucho pese haber ganado Óperalia, mi madre y mi padre no querían que dejara la universidad, pero yo tomé la decisión y lo hice y creo que Marcelo y Diego también, para los que venimos de Sudamérica es más difícil por la barrera idiomática y por la falta de conexiones.

–¿Qué piensa usted de los cantantes que viene de Sudamérica? –Yo en especial soy un latin lover, pero muy moderno, muy trabajador y estudioso, pero pese a eso no dejo mi buen gusto por las mujeres, me encantan.

–¿Cuál es su ópera favorita? –No sólo escucho ópera, me gusta el jazz, blues, música brasilera, flamenco y tango. Toda la música es hermosa, en mi casa hay música de todo tipo, aunque también amo el silencio. Yo soy muy musical, por eso amo a Mozart. No tengo músca favorita. Me gusta la música.

El hijo de Netrebko y Schrott nacerá el próximo otoño. La diva tiene previsto alejarse de los escenarios durante al menos seis meses.

El barítono asegura que no son "una pareja perfecta". "Cuando estamos juntos, nuestra vida privada es lo principal; hablamos muy poco de nuestras respectivas carreras".

(Fotos)

'Gute Nachte', por Thomas Quasthoff

am_zoo, ganador (no por más de mil, pero se lo ha currado:-)) de la 7ª Edición de Misteriosos, les invita a ver y escuchar a:

Thomas Quasthoff: Gute Nachte (Buenas noches), primera canción del ciclo Winterreise (Viaje de invierno), de Franz Schubert.

Al piano, Daniel Barenboim. Filarmónica de Berlín, 22 de marzo de 2005.

Como extraño llegué aquí, Como extraño partiré. Mayo me acogió Con ramos de flores. Una chica habló de amor Su madre incluso de bodas... Ahora el mundo es sombrío, La nieve ocultó el camino. No me es posible elegir La hora de mi partida; Debo encontrar mi camino En esta oscuridad. Una sombra lunar Será mi acompañante, Y sobre blancas praderas Buscaré el agreste sendero. ¿Qué caso tiene esperar Hasta que me arrojen fuera? Que aúllen los perros sueltos Ante la casa de su amo. El amor gusta de errar De una a otra, Porque así lo quiso Dios. Amada mía, buenas noches. No quiero interrumpir tu sueño Me apenaría turbar tu descanso. Mis pisadas no has de oír, Cerraré la puerta en silencio. Al pasar escribiré En el portal mi adiós, Para que puedas ver Que pensaba en ti al partir.

(Ilustraciones: 1 y 2)

"Señorita Capsir, estando Titta Ruffo a bordo, nunca torpedearán el barco"

Mercedes Capsir: Tutte le feste al tempio, Acto II, Escena VI, Rigoletto, Verdi. Con Riccardo Stracciari. 1928.


Hay una página sobre cantantes líricos hispanos que si aún no conocen, ya la están visitando:-) liricahispana.com (registro, gratuito): 'Diccionario de cantantes líricos hispanos del siglo XX'.

Entre las biografías de estos cantantes (de algunos de ellos sólo figura el nombre, pero me consta que en este titánico trabajo de investigación sólo hay una persona al frente), figura la de la soprano catalana Mercedes Capsir. Aún sin concluir, lo que en ella se expone es lo más completo y documentado que existe en la Red sobre esta excelente soprano lírica que en los años 20-30 era una auténtica diva. Y dice así.

"Nació en Barcelona el 20 de julio de 1897. Y nada más nacer recibió los primeros aplausos de su vida.

Estaba su padre, el barítono José Capsir, en el Teatro Español del famoso Paralelo barcelonés cantado la opereta de Audrán, La mascota, cuando le dieron la noticia por señas y él no tuvo mejor cosa que interrumpir la representación para comunicar al público que ¡había nacido su hija! El público rompió en una estruendosa ovación.

Su madre fue Ramona Vidal, destacada soprano que utilizó el nombre artístico de Mercedes Tressols en honor del segundo marido de su madre que fue un padre para ella.

Con estos antecedentes no podía ser otra cosa que cantante pero, además de eso, le gustaba y, por si su predestinación fuera poca, se dijo que en la casa donde nació, calle Vilá y Vilá nº 120, había nacido Maria Barrientos, a la que siguió los pasos durante buena parte de su vida.

Desde niña, pues, la llamó la música y sólo vivió para ella. Puede decirse que, a todo lo largo de su existencia, fue la más fervorosa y apasionada amante de la ópera. Cursó los estudios primarios en el colegio del Sagrado Corazón de María de la Calle de San Pablo y, más tarde, en otro colegio de la Ronda de San Antonio. También estudió inglés y francés con profesores particulares.

El maestro Pérez Cabrero, que vio las grandes facultades que tenía la niña, aconsejó a su padre que hiciera estudiar a Merceditas con Joaquín Vidal Nunell. A los doce años ingresó en el Conservatorio del Liceo donde estudió piano y composición y luego canto. Su esfuerzo se recompensó desde sus inicios, obteniendo premios en canto, piano y composición.

Su compañera del alma en sus estudios del Conservatorio fue Conchita Badía.

Tuvo por maestro a Vidal Nunell, y según su propio testimonio, asistía a las representaciones del Liceo en los pisos superiores, para ver los éxitos de sus antecesoras, Josefina Huguet, Graciela Pareto y María Barrientos, cuyas variaciones musicales retenía sin dificultad y repetía después de las clases para asombro de todos. Más tarde, amplió sus estudios de técnica en Italia con el maestro Fatuo.

Su primera intervención en público fue el año 1911 en El Vendrell. Allí hacían un homenaje a Mercedes Tresolls y Merceditas quiso dar una sorpresa a su madre cantando de oído 'La carta' de Gigantes y cabezudos con un éxito imponente.

El 12 de julio de 1913, con 16 años, se examinó en el Conservatorio cantando Hamlet, de Thomas y le tuvieron que sujetar el vestido con imperdibles para que no se le cayera. Debutó como profesional el día 29 de octubre de 1914 en el Teatro Principal de Gerona, como ‘Gilda’ en Rigoletto. Pero esto tiene su historia.

Estaba Volpini, el empresario del Liceo, buscando voces para las ‘Muchachas flor’ de Parsifal y cuando la oyó en audición le gustó tanto que le propuso también el papel de ‘Micaela’ en Carmen pero Juan Mestres Calvet, entonces empresario en Gerona, se le adelantó y la colocó como ‘Gilda’ en su teatro.

Ya sabemos el reparto de aquel Rigoletto en el que triunfó plenamente: Gustavo Claverio (Rigoletto), Sr. Farias (Duque), Conrado Giral (Sparafucile), Rosalía Pangrazi (Magdalena). El director fue Sebastián Rafart y no José Sabater como se ha escrito en algunos sitios supuestamente bien informados.

El caso se que tanto Mestres como Volpini se entusiasmaron con aquella niña de 17 años a la que las notas le salían espontáneas, los picados y los sobreagudos, seguros y fáciles.

Ocurrió que, en el Liceo, Hipólito Lázaro había rechazado a dos sopranos para la ‘Gilda’ de Rigoletto y Volpini, que ya sabía que podía, le propuso que lo cantara ella. Los abonados se opusieron a esta solución porque consideraban que la soprano propuesta era una recién salida del Conservatorio y que no estaba en condiciones de hacer una papel de tanta responsabilidad.

Entonces Volpini dio ese Rigoletto fuera de abono y a precios populares. Era el domingo 29 de noviembre de 1914 y le acompañaron Inocencio Navarro como ‘Rigoletto’, Mario Cortada como ‘Duque’, Juan Martino como ‘Sparafucile’, Rosalia Pangrazy como ‘Magdalena’ y José Sabater en el foso. Aquella chiquilla que de esta forma escaló la cabecera de cartel de un teatro tan importante, ya no la abandonó hasta su retirada.

El éxito fue de tal magnitud que, a petición de los mismos socios que la habían rechazado cantó el papel de ‘Gilda’ en los dos primeros actos del Rigoletto que se dieron el día 10 de diciembre para completar el programa en el que se cantaba Payasos con Riccardo Stracciari en el Prólogo y como ‘Tonio’.

Hay que aclarar que Mercedes Capsir, en esa ocasión, no cantó 'junto a” Stacciari sino el 'mismo día que' Stacciari, ya que sus compañeros en esos dos actos de Rigoletto fueron los mismos que los del día del debut.

A principios de 1915 cantó, en el Liceo, el papel de ‘Micaela’ en Carmen con Conchita Supervía.

No se sabe la fecha exacta pero bien pudo ser 16 de Octubre de 1915 cuando cantó en el Teatro Tívoli su primera Marina de la que se dijo: El éxito de la señorita Capsir es indiscutible porque reúne en si misma una voz hábil y potente, una entonación instintiva en los agudos, muy fina en su manera de ser y una figura desenvuelta y espontánea en sus movimientos.

Respecto a la fecha de su estreno de Marina estamos seguros de que no pudo ser el 21 de Noviembre de 1915, como dice la cronología del libro escrito por su hija Mª Luisa [Mercè Capsir. María Luisa Tanzi Capsir. Infiesta, Editor. Barcelona, 2002] porque el diario La tribuna del 17 de octubre de 1915 dice: Hasta hace pocos años la Marina la escuchaban el señor Esteve y su familia. Ayer noche Pepe Gil nos hizo ir a todos al teatro. La heroína de la fiesta fue ella: Mercedes Capsir, que desde el comienzo al fin demostró de lo más deliciosa, muy hábil en la emisión, segura en los agudos, ágil en las variaciones y arabescos. Fue lo que tenía que ser: la protagonista. En otra parte dice que fue el año 1914 pero no lo demuestra.

Había ido a Madrid contratada por Ercole Casali para hacer de ‘Gilda’ en Rigoletto pero tuvo que debutar como ‘Violeta’ en La traviata porque Graciela Pareto suspendió por enfermedad. Fue el día 28 de Enero de 1916 y el reparto fue: Carmen Barea (Flora), Manfredi Polverosi (Alfredo) y Ricardo Stracciari (Germont) con Héctor Paniza dirigiendo.

Los días 2, 5, 8 y 13 de febrero hizo de ‘Musetta’ en La bohème con Ofelia Nieto como ‘Mimi’, Juan Nadal como ‘Rodolfo’, Francesco Cigada (Marcelo), José Torres de Luna (Colline), Carlos del Pozo (Schaunard) y Vittorio Brombara (Benoit y Alcinoro). Dirigió Ricardo Villa. Por fin el día 10 de febrero de 1916 hizo de ‘Gilda’ con Carmen Barea como ‘Maddalena’, Manfredi Polverosi como ‘Duque’, Francesco Cigada como ‘Rigoletto’ y José Torres de Luna como ‘Saparafucile’. Se repitió el 23 de marzo haciendo Mattia Battistini de ‘Rigoletto’ y Antonio Vidal de ‘Saparafucile’, el resto los mismos. Ambas funciones dirigidas por Ricardo Villa. Los días 15, 16, 17 y 29 de febrero hizo de ‘Margarita’ en Los hugonotes con Matilde de Lerma (Valentina), Luisa Garibaldi (Urbano), José Palet (Raúl), Inocencio Navarro (St. Bris), Gaudio Mansueto (Nevers), José Torres de Luna (Marcelo) y Antonio Cortis (Bois Rose). También dirigió Ricardo Villa.

Esta fue su primera temporada en el Teatro Real de Madrid además de un concierto en Palacio y un centón benéfico. En esta temporada empezó a codearse con los grandes y su sueldo fue de 700 pesetas al mes con lo que pudo alquilar un piso en la Calle Fuencarral donde vivió con sus padres.

La llamaron para ir a Rusia con un buen contrato pero las circunstancias bélicas del momento no lo aconsejaron, por lo que volvió a Barcelona donde actuó en óperas baratas en el Tívoli y el Teatro del Bosque. Faustino de la Rosa y Walter Mocchi, empresarios del Colón de Buenos Aires, la oyeron en Madrid y la contrataron para que cantara allí alternando con María Barrientos.

Para ir a la Argentina el Conde Güell le recomendó que fuera en un barco español, el 'Satrústegui', porque, al ser España país neutral, era más seguro y así lo hizo. Cuando llegó y se encontró con Titta Ruffo éste le preguntó por qué no quiso viajar en el mismo barco que él, le contó sus razones a las que Ruffo, tan fanfarrón como siempre, respondió: 'Señorita, estando Titta Ruffo a bordo, nunca torpedearán el barco'.

Ese año se presentó en el Colón como ‘Gilda’ en Rigoletto los días 11, 18, 21 de junio de 1916. El chileno Pedro Navia fue el ‘Duque’, Titta Ruffo hizo el ‘Rigoletto’, Marcel Journet (Saparafucile), Emma Barsanti (Magdalena) y dirigió Giuseppe Baroni".

El artículo completo: liricahispana.com (registro gratuito)

'Mujer de los negros ojos', por Jaume Aragall

Jaime Aragall: romanza de Juan Luis del Segundo Acto de la zarzuela en dos actos El huésped del Sevillano, de Jacinto Guerrero.

(Julio Romero de Torres)

'Maitetxu mía', por Marcos Redondo

Marcos Redondo (1893-1976): ‘Maitetxu mía’, zortziko (letra: Francisco Alonso). 1933.